Facultad Fotriem | Un Mensajes para los Jóvenes
Sitio de Fotriem, Instituto Superior de Formación Tributaria, Comercial y Administrativa. Tu meta es, nuestra meta. Contamos con la mejor educación a distancia de cursos de posgrado.
Instituto, Superior, Formación, Tributaria, Comercial, Administrativa, Lider, Educación, Posgrado, Cones, Ruoti, Nora, Lucía, Cosp, Aula, Invertida,Virtual, Grabada, Maestría, Especialización, Experto, Talleres, Profesores, Contador, Tecnológico, Asunción, Paraguay, Libro, Impuesto, IDU, Dividendos, IRP,Diplomado
16446
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16446,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Un Mensajes para los Jóvenes

Nora Ruoti – Actitud y Mente Positiva

Aun cuando han pasado casi quince años de haber escrito este mensaje en oportunidad de recibir un reconocimiento, el mismo sigue igual de vigente, y considero que describe el marco valorativo que orienta mi vida personal y la gestión empresarial.

Un mensaje para los jóvenes

Palabras de Nora Lucía Ruoti Cosp en oportunidad de la premiación como Joven Sobresaliente 2004. Categoría Asuntos Legales. Cámara Junior de Asunción.

Soy egresada del Colegio María Auxiliadora y tuve la suerte de recibir una educación con valores cristianos. Integré varios movimientos Marianos.

De aquella época recuerdo una experiencia que me ha servido en todos los aspectos de la vida. Parecía tan sencilla, pero fue tan importante y consistía en ofrecer a la Virgen María aquellos actos que no me gustaban hacer, porque lastimosamente en la vida, uno no puede hacer solamente lo que a uno le gusta, lo que es agradable, lo que no cuesta.

Cada vez que se presentaba una situación de esas, con mi grupo, ofrecíamos ese sacrificio a la Virgen María y pintábamos una casilla para marcar el logro. Ese simple hecho me ha permitido superar momentos difíciles, que siempre los hay y tratar de hacer las cosas con espíritu positivo.

Luego de 13 años de vivir en un ambiente agradable de colegio, ingresé a la Universidad Católica de Asunción, en la carrera de Notariado, la que complementé con la de Derecho. Era un gran cambio, y más grande aún, cuando tuve la oportunidad de conseguir mi primer empleo como practicante en el Poder Judicial. Un ambiente totalmente distinto al que había que adaptarse.

En esa época comprendí que siendo un poco aplicada en los estudios, que prestando atención y participando en las clases, leyendo, investigando y preparando esquemas de estudio, no resultaba difícil ser una alumna sobresaliente, lo cual quedó reflejado en oportunidad de recibir esos dos títulos.

No hacia falta renunciar a momentos de esparcimientos, a las salidas con los amigos, a las fiestas y a otras actividades, sino simplemente hacer cada cosa a su debido tiempo.

Otro elemento indispensable era tener confianza en sí misma, sin que ello se convierta en soberbia y tratar de relacionarse con las demás personas de la mejor manera posible, con una actitud servicial.

Mantener ciertos “principios” desde aquella época ya tenia su precio. Y otra experiencia que me ha marcado la vida fue, que luego de más de seis meses de participar en un curso de capacitación dentro del Poder Judicial, donde se accedería a cargos de superior jerarquía exclusivamente por méritos, y a pesar de haber obtenido la segunda mejor calificación, el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia no me permitió acceder al puesto por no pertenecer al mismo movimiento estudiantil universitario que su hijo, y para mayor sorpresa, como prueba de prepotencia y manejo de la cosa pública como particular, nombró a otros estudiantes que ni siquiera habían realizado el curso.

Que duro fue eso, pero más duro aún es tener que reconocer que la primera vez duele mucho, pero las subsiguientes experiencias parecerían incluso que se vuelven “hasta normales”.

Recién recibida de la Universidad tuve la oportunidad de ingresar a un prestigioso estudio jurídico del país, y allí comprendí que el título universitario era sólo el primer paso. Comprendí que se requería una capacitación constante, que había tantos temas interesantes y comencé mi especialización en una rama poco simpática: “El Derecho Tributario”, y digo eso porque a nadie le gusta pagar impuestos.

Al culminar el curso de especialización y como forma de autocapacitación escribí mi primer libro. Recuerdo la reacción de algunos colegas, quienes me solicitaban que no dé a conocer lo que había aprendido porque ello reduciría las posibilidades de trabajo, al recurrir directamente al libro.

Esa reacción como muchas otras, me sorprendió durante mi carrera. Sin embargo para mi toda la dedicación y el esfuerzo que lleva preparar un texto técnico se ve compensada cuando alguna persona expresa que el libro le ha sido útil y que logró comprender algo nuevo. Tal vez sea la razón por la cual este año he completado la edición de diez libros, además de dos bases de datos jurídico- tributaria.

Para mi lo importante es transmitir lo que uno sabe y no ser egoístas o mezquinos con la información, porque cuando más uno da, mayores satisfacciones recibe directa o indirectamente y este premio que recibo de la Cámara Junior de Asunción, es una de ellas.

La forma de expresarse y las palabras constituyen una gran herramienta, que tiene sus aspectos positivos y negativos, sobre todo en un país como el nuestro en donde no siempre está bien visto que uno diga lo que se siente, lo que cree, lo que ve, lo que técnicamente podría ser adecuado.

Parecería que nuestros gobernantes son dueños de la verdad absoluta y no aceptan la disparidad de opiniones. No les gusta que se denuncien hechos de corrupción, la falta de respeto a los derechos de los ciudadanos, de los contribuyentes, la excesiva burocracia de nuestras instituciones públicas, la violación al texto de la Ley. Esto es lo que debemos cambiar.

Se me ha solicitado dar un mensaje a los jóvenes, y por ser la menos joven del grupo, he querido brindar un relato de ciertos aspectos que hacen a mi carrera y mi vida profesional, que de una u otra manera pueden ser de utilidad, aunque aparentemente no tengan directa relación con la premiación que hoy recibo, pero en realidad mucho de esto se ha dado también en oportunidad de la aprobación de la polémica Ley de Adecuación Fiscal.

  • Tratemos de dar lo mejor de cada uno, puesto que nuestro país lo necesita.
  • No nos dejemos vencer por las ondas negativas. Prometámonos que por cada persona que por algún motivo pretende no dejarnos surgir, surgiremos varias veces.
  • Que con cada contrariedad, trabajaremos con mayor fuerza para superarla.
  • Capacitémonos, el estudio y el trabajo no solamente es importante para cada uno de nosotros, sino para construir un país mejor.
  • No busquemos las grandes obras, cada uno desde su lugar debe aportar su granito de arena.
  • No culpemos a los otros por los problemas del país, busquemos en nosotros mismos lo que podemos hacer.
  • No olvidemos la importancia de ayudar a los demás y de ser agradecidos por todo lo que diariamente recibimos.

Y por ello quisiera agradecer a mis padres, a mis hermanos, a mis hijos, a las personas que trabajan conmigo, a mis demás familiares, amigos, a mis profesores, a mis alumnos yclientes, a todas las personas aquí presentes y aquellas que constantemente me brindan su apoyo.

También quisiera agradecer a aquellas personas que me han hecho pasar por momentos no muy fáciles, porque ellas también han contribuido paraque hoy pueda recibir esta mención.

Agradezco a Dios y a la Virgen María por lo mucho que he recibido.

Agradezco a la Cámara Junior de Asunción y recibo este premio en honor a los muchos jóvenes sobresalientes anónimos que existen en nuestro país.

Nora Lucía Ruoti Cosp

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Abrir chat
1
Soy la Directora Gral. ¿Necesitas Ayuda?
Hola 👩🏻‍🏫
Soy la Directora Nora Ruoti ¿En qué puedo ayudarte?